sábado, 18 de noviembre de 2017

El Mal de la Amargura. Job 23

Resultado de imagen para raiz de amarguraLa amargura es el veneno para el alma, la amargura es un sentimiento de frustración, de impotencia, de malestar permanente con uno mismo y con los demás.
Una persona amargada por lo general todo le parece mal y con nadie se lleva bien.
El apóstol Pablo recomienda que es necesario no permitir que la amargura plante raíz en nuestro corazón. Hebreos 12: 15 “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados
Job reconoce que lo que iba hablar era llevado por la amargura. Job 23: 2 a “Hoy también hablaré con amargura;
Que causa la Amargura.
1. Perdemos de Vista nuestros Propósitos. V 3 ¡Quién me diera el saber dónde hallar a Dios! Yo iría hasta su silla.” Job era un hombre que tenía una perfecta recién con Dios. Job 1: 1 “” pero en esta ocasión Job había perdido contacto con Dios.
2. Solo Pensamos en Defendernos con nuestras palabras. V 4 “Expondría mi causa delante de él, Y llenaría mi boca de argumentos” creemos tener siempre la razón y no nos damos la oportunidad de escuchar.
3. Cree que nadie está Pendiente de él. V 8-9 “He aquí yo iré al oriente, y no lo hallaré; Y al occidente, y no lo percibiré; Si muestra su poder al norte, yo no lo veré; Al sur se esconderá, y no lo veré.” Job sentía que Jehová se escondía de él, la amargura nos lleva a creer que nadie quiere estar con nosotros, esto causa gran dolor en nuestro corazón.
4. Creemos que en vano nos esforzamos por agradar a los demás en especial a Dios. V 11-12 “Mis pies han seguido sus pisadas; Guardé su camino, y no me aparté. Del mandamiento de sus labios nunca me separé; Guardé las palabras de su boca más que mi comida.” cuando pensamos de esta forma terminamos desanimándonos y frustrados.
5. Creemos que los demás Siempre hacen lo que quieren a pesar de nuestro esfuerzo. V 13 “Pero si él determina una cosa, ¿quién lo hará cambiar? Su alma deseó, e hizo” una persona amargada siempre se ve como una victima
Como Quitar la Amargura de Nuestro Corazón.
1. No sobre dimensionando el Tamaño de nuestras Dificultades. V 2 b “Porque es más grave mi llaga que mi gemido.
2. Tomando la decisión de Renunciar a la Amargura. Efesios 4: 31 “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
3. Perdonando y Perdonándonos a nosotros mismos. Efesios 4: 32 “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo
4. Cambiando nuestra manera de Pensar. Romanos 12: 2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Mientras sigamos pensando que somos los más infelices y que nadie nos quiere o que nadie nos comprende seguiremos condenados a la amargura.
La amargura es una raíz que crece en nuestra alma y contamina todo nuestro ser. La amargura envenena nuestra mente y hace que seamos infelices a si lo tengamos todo para ser felices.